Reseña de Relojes de Huesos, de David Mitchell

relojes_de_huesos

Después de leer Relojes de Huesos y El Atlas de las nubes, servidor se ha convertido en un admirador de David Mitchell. Este tipo sabe escribir, sí señor.

Relojes de Huesos

Fue la primera novela de Mitchell que leí, y es la que voy a comentar, aunque seguramente otro día reseñaré El Atlas de la Nubes, la cual también me dejó muy buen sabor de boca (no así la película).

Relojes de Huesos es una novela de fantasía (ganó en 2015 el llamado Premio Mundial de Fantasía que se otorga a las obras del género), pero es una novela de fantasía atípica. En la novela hay, sí, individuos que practican la magia, entes tenebrosos, ladrones de cuerpos, almas errantes y toda una mitología construida alrededor de la existencia de unos humanos inmortales que se reencarnan vida tras vida. Esto, sin duda, espantará a muchos lectores. La fantasía, sin embargo, ocupa apenas el 1% de la narración. Quien espere algo del estilo Harry Potter o similar se van a aburrir mucho. Y es que, la mayor parte del tiempo, Mitchell nos cuenta historias sobre personajes interesantes que nada tienen que ver con sucesos sobrenaturales, pero cuyas vidas se ven alteradas sutilmente por ese mundo oculto paralelo. Muchos de los personajes pasan por la novela sin toparse jamás con nada sobrenatural, aunque intuyen que hay algo extraño, la inquietud de que algo malo está pasando, algo que escapa a nuestro entendimiento y que nos deja un poso de intranquilidad.

La tensión parece a punto de estallar en cada momento y cuando lo hace, en el desenlace final, se parece mucho a un espectáculo de fuegos artificiales narrativos que te deja con la boca abierta. David Mitchell tiene talento, ¿lo he dicho ya?

La novela se estructura de un modo arriesgado para el paladar del lector habituado a historias que discurren en un periodo concreto del tiempo. La historia va dando saltos de varias décadas a través de las vivencias de una serie de personajes. La narración se centra durante varias decenas o incluso centenares de páginas en la vida de un personaje, en un momento concreto de su vida, días, meses en algunos casos, o a lo largo de varias décadas, para después pasar a otro personaje completamente diferente. La conexión entre los diferentes personajes, esa corriente subterránea sobrenatural que los conecta a todos y cuya explicación conoceremos al final de la novela, solo se manifiesta sutilmente en los detalles, de modo que el interés recae principalmente en los propios personajes y en las circunstancias de sus ajetreadas vidas, y no tanto en su conexión con lo sobrenatural.

Aviso: es una novela que exige paciencia al lector. En algunos tramos la lectura se hace un poco cuesta arriba porque se detiene excesivamente en detalles que parecen no conducirnos a ningún lado. No es problema si uno aprecia el inmenso talento literario de Mitchell. Cada personaje nos cuenta una historia que merece la pena ser leída en sí misma.

En definitiva, una gran novela de un autor deslumbrante, muy recomendable para lectores sin prejuicios sobre el género y que requiere un poquito de paciencia.

Mi valoración: 7,5

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *