El último viaje de Tisbea, una novela muy especial

portada_Tisbea

«El último viaje de Tisbea» es una novela muy especial, y lo es no solo porque sea la quinta novela que Juan Gallardo y yo publicamos, o por el maravilloso trabajo de edición que ha realizado Ediciones Versátil, «El último viaje de Tisbea» es una novela muy especial porque su protagonista es muy especial:

Tisbea tiene 22 años, agarra un berrinche si no le compran un helado de pistacho, tiene que cruzar una puerta tres veces antes de pasar al otro lado, y jamás ha besado a un chico. David ha intentado suicidarse varias veces. Está ingresado en un centro psiquiátrico. David y Tisbea son amigos, por eso Tisbea se ha propuesto encontrarle a David una razón para vivir, pero fracasa una y otra vez. El problema es que el autismo de Tisbea no le permite percibir el mundo como los demás. Pero, cuando consigue hacerlo gracias a un tratamiento experimental, se da cuenta de lo que esconden las miradas y sonrisas de los que la rodean. El último viaje de Tisbea es una tierna y emotiva historia de superación que nos recuerda que la respuesta a ¿para qué vivir? está más cerca de lo que creemos.

El mundo a través de los ojos de Tisbea

El mundo de Tisbea, una chica de 22 años con autismo de alta funcionalidad, es diferente al de los demás. Su autismo le confiere una gran habilidad para resolver complejos cálculos matemáticos, pero también trae consigo enormes dificultades, sobre todo en las relaciones con otras personas. Tisbea es incapaz de leer las expresiones faciales para identificar las emociones en los rostros. Le cuesta entender bromas, dobles sentidos o el sarcasmo. Tisbea interpreta lo que se dice de un modo muy literal. No entiende la mentira o la falsedad, no concibe que alguien pueda fingir algo diferente de lo que realmente siente.

Tisbea es feliz, a su manera, porque cree que todos los que la rodean también son felices a su lado, ignorante de los problemas que ella misma les causa a sus amigos, compañeros de trabajo y, sobre todo, a su familia.

Los conflictos en su vida aparecen cuando Tisbea trata de hacer las cosas que hace cualquier “chica normal” de su edad. Especialmente en lo referente a las relaciones personales con otros chicos.

Para superar esas dificultades, Tisbea aceptará someterse a un tratamiento que paliará algunos de los síntomas de su autismo. Las mejoras se producen pero, lejos de mejorar su vida, descubrir un mundo repleto de emociones descarnadas le causará una enorme conmoción. «El mundo real» es mucho más despiadado y cruel de lo que ella se hubiera imaginado nunca.

La historia de Tisbea está basada en experiencias reales de personas adultas con autismo que se sometieron a un tratamiento experimental llamado «estimulación magnética transcreaneal». Estos pacientes experimentaron ciertamente un alivio en sus síntomas del autismo, a la vez que fueron incapaces de asumir la nueva realidad que se abría ante ellos, un mundo repleto de emociones, a menudo negativas, que antes les resultaba invisible.

El último Viaje de Tisbea es una mirada al mundo que todos conocemos desde el punto de vista de una persona adulta que lo descubre por primera vez, lo que hará que el propio lector también observe la realidad de otra manera.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *